avion

¡Vuela, Vuela!

Desde nuestra existencia y hasta nuestro presente, la inquietud de ciertos fenómenos y tecnologías nos ha llevado a experimentar y a descubrir increíbles cosas que nos han facilitado la vida, tales como: la rueda, la bicicleta y hasta el mismo fuego, son descubrimientos producto de las necesidades y la curiosidad. Pero nada comparado con el deseo de volar, esa sensación de libertad y adrenalina que se hizo realidad y que pocas cosas igualan. Bueno pues aquí una reseña de cómo comenzó este viaje por los cielos.

17 de diciembre de 1903 fue la fecha en la que el hombre despegó los pies de la tierra para hacer historia. ¿El lugar? un pueblo de Estados Unidos, los artífices de esa hazaña son los hermanos Wright quienes construyeron el avión Wright Flyer, con el que pudieron pilotear poco más de 36 metros. Y sí, sabemos que es un recorrido muy corto, pero era sólo el comienzo de algo inimaginable para el mundo de la aeronáutica.

 

Este pequeño vuelo dejó grandes aprendizajes para el mundo de la aviación, tal es así que muchas reglas básicas y componentes de esta aeronave siguen siendo parte de algunas actuales. El paso del tiempo trajo consigo grandes momentos en la historia y el hombre se empeñó cada día en alcanzar vuelos de mayor longitud, es así como al paso de la primera guerra mundial, los vuelos comerciales darían el banderazo de salida, atrayendo a intrépidos hombres y mujeres que arriesgaban su vida para viajar de costa a costa en los Estados Unidos.

 

En 1929 los cielos darían la bienvenida al primer vuelo comercial oficial, se trataba de un avión con tres motores Ford, que no cumplía para nada con las certificaciones de seguridad con las que contamos hoy en día, pero que era un gran salto en la era del hombre. Un viaje de Nueva York a Los Ángeles que duraba 2 días, donde se realizaban más de 7 paradas para reabastecer combustible, además de ser incómodo y toda una aventura para el que subía.

 

Como en toda historia siempre hay una parte donde la felicidad parece terminar y en está no puede faltar esa parte, pues, un gran descubrimiento y logro como la aeronáutica ha tenido momentos sombríos, como el del primer accidente ocurrido justo el mismo año del banderazo inicial (1929 septiembre), donde un trimotor se estrelló dejando sin vida a todos los que iban a bordo, se le considera el primer desastre de una aerolínea comercial.

 

Antes de aterrizar y acabar con esta nota queremos compartirte un dato curioso acerca de los pájaros de acero ¿Sabías qué? Los aviones son blancos por muchas razones, entre ellas están factores térmicos, peso y fallas técnicas. Así es, el color blanco permite detectar fallas a simple vista, además necesitarías más capas de pintura para obtener un color, lo cual llevaría a descontrolar el peso en los aviones y ni hablemos del factor luz a tan grandes alturas.

 

Ahora sí, feliz aterrizaje y gracias por volar con el MODO.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X