2_IMG_5326

La Jeringa

La historia de este objeto se puede partir en dos, ya que, aunque no lo creas existían jeringas sin aguja y como su incorporación fue muchos años después, la gran inventiva del ser humano encontró sorprendentes maneras de curarse, métodos que hoy en día simplemente serían impensables en un consultorio.

Imagina entrar al hospital y ver huesos de diferentes animales listos para ser introducidos en tu cuerpo, increíble ¿estás de acuerdo? esta fue una de las formas utilizadas para poner medicinas directo al torrente sanguíneo antes de la llegada de la aguja. Algunos doctores colocaban un tubo que al final tenía astillas de huesos con las que recolectaban líquidos corporales para analizarlos, también se hacían incisiones en el cuerpo para dejar pastas o líquidos que ayudaban en los tratamientos médicos.

En 1650, Blaise Pascal inventó la primera jeringuilla moderna, recordemos que hablamos de un elemento sin aguja, entonces ¿cómo extraían sustancias del cuerpo?  Christopher Wren un arquitecto inglés, usaba plumas de ganso y vejigas de animales. Johann Daniel Major intentó en varias ocasiones extraer con elementos parecidos sangre o fluidos del cuerpo humano, sin embargo, sus métodos no siempre funcionaban y le causaba la muerte a las personas que recurrían a él, por lo se prohibieron estas prácticas.

La llegada de la aguja se da en el año 1845 cuando el médico Francis Rynd inventó una astilla de metal hueca con la que suministró medicina. Con este invento, los retos médicos se hacían grandes, pues, aunque no lo creas, esta aguja era demasiado grande y provocaba lesiones, además no tener un producto desechable hizo que varias personas se infectaran de diferentes enfermedades, haciendo que este invento se volviera una tortura.

Estos obstáculos se fueron esquivando, las farmacéuticas continúan desarrollando tecnología que crea cada vez agujas con menos grosor, que lastiman menos al usuario, además Colin Murdoch, patentó una jeringa desechable, al principio su invento fue rechazado, pero como ya lo sabemos su invento sustituyó a las jeringas de vidrio.

El mundo de la medicina no es fácil, estos objetos nacieron de la astucia e imaginación de grandes personas, aunque no siempre se obtiene lo que se espera y generalmente cuando hablamos de desarrollos médicos existe la posibilidad de que estos cobren vidas, siempre el resultado es para una mejora. Actualmente se trabaja en crear parches que sustituyan a la jeringa, así que aquellos que padezcan tripanofobia, ósea, fobia a las agujas, pueden sentirse tranquilos, ya que en el futuro gozarán de medicamentos en parches.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 404 "No encontrado"]
X