Época dorada de las Pin-up

Época dorada de las Pin-up

Las Pin-up son toda una estética, una manera de ver la vida y el amor. Son fotos que muestran a celebridades (no todas tan célebres) mirando a la cámara con su sonrisa erótica o en una posición sugerente. Son una invitación a amar, un pretexto para enviar una tarjeta de buenos deseos, y también, pasión de coleccionistas. Tarjetitas que nos hablan de los tiempos en que las aficiones eróticas se tenían que esconder entre las páginas de un libro, se sacaban de su escondite sólo para contemplarlas un instante y continuar escuchando las aburridas lecciones de la escuela. “¿Ya tienes las de Betty Page?” “No, pero tengo las de Shelley Winters antes de que se pusiera gorda.” “Te cambio dos de Bernie Dexter por una de Paulette Goddard, la esposa de Chaplin.” Hoy, las pin-up se han salido de las tarjetitas y de las portadas de las revistas, y conviven con nosotros, pues se ha convertido en una moda. Fue toda una profecía la canción de Luis Arcaraz y Mario Molina: “Muñequita de Esquire, que tanto quiero, / te conocí dentro de un magazine, / tomaste vida y hoy es tu amor, / mi principio y mi fin”.

[Esquire. Calendario. Estados Unidos. 1951/ Colección MODO]

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X