El Corsé

El Corsé

El gran tirano en la moda durante siglos fue indiscutiblemente el corsé, que era utilizado para sostener el busto y acentuar la cintura, ejerciendo presión en el torso. La palabra corsé viene del latín corpus.

Los primeros corsés eran metálicos, se sustentaban los vestidos en éstos  y limitaban mucho el movimiento. En las cortes europeas, se comienzan a utilizar las varillas de madera o hueso y los cuerpos se rigidizan en orden a los cánones de belleza de aquel entonces. Dependiendo de la jerarquía social, se agregaban cintas y encajes.

Con la Revolución Industrial se populariza el uso de esta prenda llegando a convertirse en objeto de culto que exaltaba la figura femenina en un concepto de “reloj de arena” que estrechaba la cintura de “avispa”, levantaba el busto y ensanchaba las caderas.

En el siglo XIX, los fabricantes competían por ofrecer el modelo con el diseño más perfecto, más “cómodo” y más ornamentado. Se vendían con nombres como Glove-Fitting, Princess, Cleopatra, Perfection e inclusive uno llevó el nombre de Le Mexicaine.

El corsé fue considerado la prenda interior más importante de las ocho que se llegaron a utilizar: camisola, pantaletas, fondo, enagua, crinolina, corsé, cubrecorsé e incluso una enagua complementaria. Estas prendas desaparecieron al finalizar el siglo XIX; sin embargo, para comienzos de la siguiente centuria, el corsé siguió siendo símbolo de belleza y feminidad.

Pocas fueron las damas que lograron cinturas de 45 centímetros, pero los modistas, el raso y las varillas consiguieron lo que la genética no había logrado.

A principios del siglo XX, el diseñador Paul Poiret propuso liberar a la mujer del corsé con sus brillantes diseños.

Adaptación del texto original de la exposición Nostalgia de lo Cotidiano, del Museo del Objeto del Objeto.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X