Warner-Brothers-Compact-Disc

CD una nueva era digital en la música

Hoy hablaremos de un objeto plano y de apariencia metálica que casi todos hemos conocido, un invento que logró cambiar el cómo escuchar y grabar música, los CDs o discos compactos. Quédate y disfruta de esta historia.

Antes de la llegada del CD existían otras maneras de escuchar música, tal como los vinilos o el cassette, un dispositivo de almacenamiento que utiliza una cintilla magnética de doble cara, entre sus limitantes se encuentra el no poder ir y regresar de manera fácil a nuestra canción favorita, además para realizar estos cambios utilizábamos el truco de la pluma para volver a la primera canción, así evitábamos gastar pilas en el rebobinador. Pero esto cambiaría con la llegada del CD, un formato digital que se leía a través de un láser, dándonos ciertas ventajas con tecnología que nos permitía regresar o adelantar canciones con sólo pulsar un botón, parece una mejora nada complicada, pero para esos tiempos fue todo un logro.

En 1979, Philips y Sony desarrollaron el CD y aunque muchos pensaron que la revolución comenzaría en el primer año no fue así, las difíciles condiciones económicas por las que atravesaba la industria y el mundo no permitieron su desarrollo y comercialización. Fue hasta 1981 cuando Herbert Von Karajan, un destacado director de orquesta que dirigió por más de treinta años la  Filarmónica de Berlín, promocionó el invento de las dos compañías, alcanzando un éxito total con más de 40 compañías  asociadas al nuevo soporte de música.

74 minutos y 33 segundos, esta es una de las características más fuertes del CD y la pregunta es ¿Por qué? La historia nos dice que cuando Philips y Sony desarrollaron esta nueva tecnología el plan era crear soportes que almacenaran 60 minutos de música, lo que generalmente grababa una cinta magnética, el resultado sería un disco de 11,5 cm, sin embargo, el presidente de Sony, Norio Ohga, solicitó crear un CD con mayor capacidad, el objetivo era poder almacenar la composición musical más larga hasta ese momento, la Novena sinfonía de Beethoven, para esto pidió un disco de 12,7 cm con duración de 74 minutos y 33 segundos, finalmente las dos empresas estuvieron de acuerdo y fue el estándar que se utilizó y sigue actualmente en uso en los discos compactos. De las primeras grabaciones encontramos las creadas por Sony 52Nd Street de Billy Joel y The Visitors de Abba grabada por Philips, sin embargo las palmas se las lleva The Eagles que según BBC vendiera 39 millones de copias.

Como dice el dicho “Todo lo que sube tiene que bajar” para principios del 2000 este soporte de almacenamiento empezó a decrecer, debido a la llegada del internet, la forma de obtener música desde nuestros ordenadores de una manera rápida y electrónica, sin tener que almacenar pilas de CDs, empezó a ganar terreno, el formato MP3 se colocaría como la nueva forma de obtener música, aunque en un principio esto significaba utilizar plataformas donde los archivos venia casi siempre acompañados de virus. La industria musical perdió ganancias millonarias combatiendo estos sitios ilegales.  El resto de esta historia la escribimos hoy en día con las aplicaciones que nos permiten descargar de una manera legal música y videos con mayor calidad y seguridad a costos relativamente accesibles.

Lo cierto es que nada de esto hubiera sido posible sin la llegada del CD, que abrió el camino para digitalizar nuestra música, el cambio generacional nos ha hecho evolucionar, la tecnología nos da ventajas que inclusive Philips y Sony no imaginaron, quizá no estamos tan alejados de la idea futurista donde algún día nuestro propio cerebro será un almacén y reproductor de música.

¿Lo puedes imaginar?

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 404 "No encontrado"]
X